Universidad de ConcepciónSociedad Chilena de Ciencias del Mar
Menú

Widgets

Comentarios recientes
    Archivos
    Categorías
    • No hay categorías

    In Memoriam Ernesto Pérez D’Angelo (1932 – 2013)

    Destacado geólogo y profesor universitario, llegó a ser uno de los más notables paleontólogos y estratígrafos del país, aportando de manera significativa al desarrollo de las ciencias geológicas a nivel nacional e internacional. En el ámbito de su quehacer científico, además de sus contribuciones al conocimiento paleontológico y bioestratigráfico de numerosas formaciones geológicas, destacó en la consolidación de la Revista Geológica de Chile (actualmente “Andean Geology”) como única revista con indexación ISI en Geología del cono sur, haciendo de ella una publicación de excelencia a nivel internacional y llegando finalmente a ser designado Editor Emérito. En el ámbito académico, su labor y rol preponderante en la formación de las primeras generaciones de geólogos en Chile estuvo ligada a la Universidad de Chile, en particular al Departamento de Geología de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas.

    Su carrera docente la inició como Ayudante de la Cátedra de Paleontología de Invertebrados y de Estratigrafía. Posteriormente, se incorporó al cuerpo docente como profesor de Geología General, dando énfasis a las prácticas de laboratorio y de campo, complementadas con guías específicas y detalladas, muchas de las cuales son usadas incluso hoy en su actividad profesional por sus entonces alumnos. Enseñó Paleontología de Invertebrados, creando colecciones con ejemplares de material nacional y del extranjero, replicados mediante moldes para facilitar su estudio por parte de los alumnos, y formando una biblioteca para docencia e investigación así como un banco de datos en base a fichas bibliográficas para facilitar su uso. Contribuyó al análisis y reformas de los primeros planes de estudios de la carrera de Geología, y colaboró también en la formación del Área de Paleontología y Estratigrafía, tratando de sentar las bases para formar paleontólogos a través de becas destinadas a la obtención del título de Geólogo. Fue Consejero del Departamento de Geología, miembro del Consejo Normativo Superior y de las Comisiones de Investigación y de la de Revalidación de títulos y grados de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas.

    Como muchos otros científicos chilenos, vio su carrera afectada por las adversas condiciones laborales que impactaron fuertemente a las universidades chilenas en las décadas del ´70 y ´80. Es así como en 1976 su cargo de investigador en la Universidad de Chile fue suprimido por razones “presupuestarias”. Ya en esa época su labor había dejado una profunda huella en los estudiantes de la carrera de Geología. Prueba de ello es la carta firmada por 93 alumnos, señalando que “sabemos que gran parte del grado de excelencia alcanzado en las actividades docentes del área de Paleontología y que es reconocido por muchos profesores de este Departamento y por nosotros mismos, se debe a su abnegada, constante y desinteresada labor que ha redundado en beneficio de nuestra formación profesional y del prestigio de nuestra carrera”. Este solidario gesto estudiantil es seguramente el mejor reconocimiento a su calidad profesional y humana.

    Luego de su desempeño en la Universidad, se incorporó al Departamento de Geología General del Instituto de Investigaciones Geológicas – desde 1981 Servicio Nacional de Geología y Minería- donde fue Jefe de la Sección Paleontología y Estratigrafía desde 1990 hasta su retiro oficial en el 2008. Allí, y como apoyo a la cartografía geológica básica chilena, centró su investigación especializada en bivalvos conocidos como ‘trigonias’ (Orden Trigonioida), lo que se refleja en más de 30 artículos científicos y 110 informes paleontológicos inéditos, donde también describió nuevas especies paleontológicas. Uno de sus legados más significativos es la conformación de lo que él mismo denominó ‘Biblioteca Paleontológica de Chile’, una colección de más de 5.800 textos científicos que reunió con esfuerzo y dedicación, donada al Sernageomin el 2011. Asimismo, fue autor principal de un catálogo de ejemplares tipo conservados en el Sernageomin, así como el responsable de una síntesis de las contribuciones científicas generadas hasta 1995 en dicha institución.

    Activo colaborador en las primeras etapas de desarrollo de las instancias gremiales y de asociación científica en el país, fue socio fundador del Colegio de Geólogos de Chile y de la Asociación Chilena de Paleontología, así como también miembro de la Sociedad Geológica de Chile.

    En el año 2012 fue merecidamente galardonado por el Colegio de Geólogos de Chile con la Medalla al Mérito ‘Juan Brüggen’ por su trayectoria científica. Don Ernesto será recordado con hondo agradecimiento por quienes aprendimos de su calidad profesional y visión de la naturaleza y humanidad que compartimos.

         

     

     

    Loading